La Reforma de 2012 obligó a todas las personas que tuvieran en su casa trabajando a una empleada de hogar, independiente del número de horas de su jornada, a darse de alta como empleadores/as en la Seguridad Social y cotizar.

Actualmente, el empleador/a lo primero que tiene que hacer es darse de alta en la Seguridad Social y dar de alta a la trabajadora y cotizar desde el primer día de trabajo y desde la primera hora. El “trabajo en negro” supone no estar cotizando a la Seguridad Social y puede ser sancionado administrativamente con una multa al empleador/a.

La infracción por no tener a una empleada dada de alta es una infracción grave que puede sancionarse desde su grado mínimo con 3.126 € y en su grado máximo, con hasta 10.000 €.

¿Cuándo hay que dar de alta en la Seguridad Social a la trabajadora?

Desde la primera hora de trabajo. Esto cambió con la reforma ya que antes se tenía que llegar a un número de horas de trabajo mínimas para empezar a poder cotizar. Desde la Reforma de 2012 se debe estar dada de alta en la Seguridad Social desde la primera hora trabajada. La gestión del alta se debe hacer antes de empezar a trabajar.

 

¿Si trabajo sólo una hora a la semana en una casa, tengo que estar dada de alta en la Seguridad Social?

Sí, desde la primera hora de trabajo se debe estar dada de alta como empleada de hogar.

*Se utiliza el femenino para aludir a trabajadores y trabajadoras del sector, ya que son mujeres mayoritariamente las que realizan el trabajo de empleadas de hogar.

 

¿Te ayudamos con los trámites laborales de tu empleada de hogar?